martes, 13 de mayo de 2008

No te cases, ni te embarques, ni vayas a trabajar.

Hoy el despertador jamas sono. Un amor de compañera de trabajo me llamo y me desperte sobresaltada. Tuve tanta tos anoche ( a partir de la una de la madrugada) que dormi muy mal. Muy picaro, el sueño. Vine volando a trabajar, en taxi (as if, babe, as if) escuchando Here Comes the Sun. Lagrimeaba. En la oficina hay demasiada gente, estoy tan sucia y despeinada. No me miren por favor. Tengo que buscar algo en el deposito. "Algo" esta a tres metros sobre mi cabeza. "Algo" es un superollo de papel corrugado. Ay Dios que vertigo tengo. Cuando era chica no me podia ni subir a una silla y mirar para abajo. La musica calma a las fieras. Prendo el mp3 -I Want You- me lo pongo en la boca. Necesito ambas manos y que sea lo que Dios quiera. Tiemblo, transpiro. Llega la inestabilidad, me tambaleo se cae el rollo, rompo el tubo de luz. Barro, salgo. Tengo miedo a que me reten. Hoy ya me senti asi. Esta relacion de dependecia, es tan marica. Tengo miedo a las alturas, yo soy tan marica. Intento hablar con la gente, la gente no responde. Y al final. El gran final.
No quiero ser escatologica. Solo voy a decir:
Sangre.

2 comentarios:

26172406 dijo...

nena!!!!! no estes asi... vos sos tan linda!!!!linda como somos pocas...

Yo, Ivanna dijo...

wau

yo tampoco me puedo subir a un banquito